diciembre 2, 2020
Medidor de pH

Medidor de pH, ¿Qué es y cuál elegir?

Para hablar de un medidor de pH hay que tener claro primeramente qué es el pH; esta es una concentración de hidrógeno que puede modificar el grado de basicidad o acidez de una solución. El pH se mide en escalas de 0 a 14, siendo el 7 un término neutro, los pH mayores a 7 se consideran ácidos mientras que los menores a 7 son considerados básicos o alcalinos.

Un medidor de pH también llamado pHmetro, se utiliza para calcular estos niveles de pH y obtener la medida de concentración de las sustancias que se midan.

Medidor de pH

¿Cómo usar el medidor de pH?

Lo primero al utilizar un medidor de pH es calibrarlo o ajustarlo, para ello es necesario utilizar una solución de tampón. No se puede calibrar el medidor a una escala mayor que el 7, si bien es recomendable para una precisión mucho mayor que sea calibrado en 2 valores distintos.

La mayoría de medidores de pH tienen integrada la función de calibrarse en dos puntos, bien sea de manera manual o automática, esto depende del mismo medidor. Cuando se realiza una calibración manual del equipo de medición, el usuario debe calibrar el valor del equipo al de la solución tampón utilizando un potenciómetro.

Por otro lado, en la calibración automática, el equipo reconoce por sí solo el valor de la solución de tampón e igualmente se ajusta por sí solo a ella. La mayoría de equipos pueden calibrar tanto 1 solo punto como 2, además de que algunos pueden incluir puntos no programados en el equipo.

¿En qué se utiliza el medidor de pH?

El medidor de pH tiene una función bastante clara y esa el calcular la acidez o alcalinidad de una sustancia, generalmente se utiliza en grandes cantidades de agua. Entre los usos principales del medidor de pH se pueden contar: las piscinas, agua potable, pozos para agricultura, agua para ganado, pozos para alimentarse o cocinar.

Los medidores de pH desempeñan un papel esencial en lo referente a temas de salubridad, ya sea en el agua, la comida, la piel e incluso el suelo; el pH en altas concentraciones puede resultar nocivo y gracias a ello el medidor de pH se convierte en algo indispensable en la vida cotidiana, Los medidores pueden utilizarse también para la examinación de shampoo, jabón, pastas dentales, medicamentos y alimentos, gracias a ello se pueden vender estos productos sin resultar riesgosos para los humanos.

Tipos de medidores de pH

Los medidores de pH disponen de distintos modelos los cuales pueden adaptarse a diferentes necesidades; hay exactamente 3 tipos de medidores, cada uno con especificaciones diferentes que los convierten en utensilios indispensables. Estos tipos de medidores son:

  • Medidores de pH portátiles. Debido a su tamaño reducido ofrecen una función de manipulación portátil que los vuelve ideales para trabajos de campo o en laboratorios. Ofrecen diferentes recursos aprovechables como salida RS232, selección entre grados Celsius o Farenheit, fijación de la lectura de datos automática, indicación de sobrecarga, desconexión automática y una compensación automática o manual para la temperatura y otros factores.
  • Medidores de pH de banco. Estos son mayormente utilizados en laboratorios, industrias y procesos de fabricación (Como los anteriormente mencionados para shampoo y jabones). Estos medidores ofrecen funciones que permiten medir iones, temperaturas y mV. Se encuentran disponibles medidores que pueden ir desde los más sofisticados hasta los de menor tolerancia (menor sensibilidad al pH).
  • Electrodos de pH. Su uso se ve principalmente en los laboratorios e industrialización. Un detalle sobre este tipo de medidores es que están hechos de vidrio, debido a ello son frágiles y deben manejarse delicadamente. Estos electrodos se utilizan principalmente para medir medios acuosos mediante su proyección. En los solventes no suelen utilizarse ya que rara vez poseen iones de hidrógeno libres (Que es lo que miden en específico estos aparatos).

Las soluciones tampón del medidor de pH

Estas soluciones contienen niveles constantes de pH y son capaces de resistir los cambios que se pueden presentar en un nivel de pH mucho más elevado. La principal función de las soluciones tampón es la calibración de los medidores de pH (Electrodo y medidor).

En el caso de los electrodos pueden presentar diferentes resultados, esto sin contar que su eficiencia puede alterarse con el tiempo, debido a ello se debe calibrar con la solución tampón de manera periódica para evitar errores a largo plazo.

Las soluciones tampón pueden ajustarse a un amplio rango de valores que presenta el pH, y puede utilizarse bien sea en soluciones premezcladas o en capsulas en polvo seco que son mucho más usadas. Casi todos los medidores exigen la calibración en determinados valores específicos del pH.

Por lo general estas calibraciones son realizadas cerca de valores isopotenciales (o neutro, es decir 7 generalmente), mientras que el segundo punto se ubica en valores iguales a 10 o 4. Lo más recomendable es verificar que la calibración se realice con un valor de solución cercano al pH que sea medido.

Medidor de pH

Posibles inconvenientes

A la hora de emplear los medidores de pH pueden presentarse ciertos inconvenientes que es posible evitar con un buen manejo del aparato. Las principales situaciones que se podrían presentar al usar un medidor de pH son:

  • Si no se eliminan a conciencia todos los residuos de muestras anteriormente tomadas contaminará el resultado de otras muestras que se tomen a futuro.
  • Los medidores de electrodo son mucho más sensibles y para su calibración necesitan de cápsulas de polvo seco únicamente; aunque resulta algo problemático, tiene solución dependiendo de los usos que se le apliquen y por lo general las cápsulas igualmente son mucho más usadas que las soluciones premezcladas.
  • Si se manipula de manera incorrecta o tosca el equipo, se puede descalibrar; para evitar eso es necesario emplearlo de manera correcta y delicada.
  • Siempre que se toma una muestra es necesario esperar antes de medir otra diferente, esto ya que el equipo debe secarse aún después de limpiarlo para que cualquier residuo termine por desaparecer del aparato; en ocasiones puede resultar en una demora cuando solo se trabaja con un medidor, por eso se recomienda contar con más de uno disponible.

A pesar de que se pueden presentar ciertos obstáculos a la hora de utilizarlos, los medidores de pH son una herramienta excelente y que permite realizar cálculos con facilidad. Con el beneficio de trabajar de manera completamente digital, el medidor de pH termina por convertirse en un instrumento simplemente indispensable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies