noviembre 24, 2020
mortero de laboratorio 4

Mortero de laboratorio, ¿Qué es y cuánto Vale?

Dentro de los laboratorios se puede utilizar una gran cantidad de utensilios e instrumentos, por lo que puede ser un tanto abrumador aprender el nombre de todo y comprender el funcionamiento que tiene cada uno. Aquí explicaremos a fondo todo sobre el mortero de laboratorio, desde qué es, qué función cumple, sus características principales y la forma de utilizarlos.

mortero de laboratorio 4

¿Qué es el mortero de laboratorio?

El mortero de laboratorio es un instrumento de laboratorio que está compuesto por dos partes: un garrote y una vasija; los cuales normalmente se utilizan con el fin de triturar distintas sustancias o ingredientes hasta que terminen convertidos en trozos más pequeños, dependiendo de la consistencia de las sustancias que se trituren.

El uso de este utensilio es bastante común dentro de los laboratorios químicos, ya que gracias a su uso los usuarios pueden convertir en polvo distintos elementos sólidos o dejarlo en trozos más pequeños, siendo de gran ayuda para que puedan continuar realizando sus pruebas.

En realidad, el mortero de laboratorio es uno de los utensilios más comunes en los laboratorios químicos, ya que se usan desde la antigüedad, siendo una herramienta utilizada por los científicos y por los farmacéuticos para crear medicamentos y otras sustancias con distintos propósitos.

Se sabe que estos utensilios se empezaron a utilizar hace miles de años por los químicos, pudiendo encontrar morteros que datan desde 35 mil años a.C., por lo que realmente van de la mano con los laboratorios químicos.

mortero de laboratorio 3

Características principales

Al hablar sobre las características principales de los morteros de laboratorio tenemos que dejar claro que se trata de un utensilio que puede encontrarse en distintos tamaños dependiendo de las necesidades que se tengan en el laboratorio.

Entre las medidas más comunes que suelen utilizarse están los morteros con una capacidad entre 80ml a 500ml, de la misma forma que pueden variar los materiales de los que están hechos pueden variar dependiendo de las necesidades específicas que se tengan.

Sin embargo, si es importante tener en cuenta que debes de estar hechos desiertos materiales específicos, ya que la calidad de los materiales de los utensilios que se utilicen en laboratorios químicos y farmacéuticos es muy importante.

Materiales

Estos son algunos de los materiales más comunes en los morteros de laboratorio:

  • Cerámica
  • Cuarzo
  • Vidrio
  • Diamonite
  • Metal
  • Porcelana

Los morteros de porcelana son muy comunes, pero estos no se utilizan dentro de los laboratorios farmacéuticos o químicos debido a que es un material poroso que tiene una gran capacidad de absorción de los elementos con los que entra en contacto, algo que claramente no es muy útil dentro de un laboratorio.

Esto porque los elementos químicos que sean triturados en el mortero de laboratorio puede sufrir alteraciones con la contaminación de la porcelana, motivo por el que no se deben de utilizar en los laboratorios.

Impermeabilidad

Los materiales antes mencionados son los más utilizados debido a que no presentan porosidad (como los de porcelana), evitando que las muestra se contaminen. Es por eso que la impermeabilidad es uno de los factores más importantes que deben estar presentes en estos utensilios.

Resistencia química

Aunque la resistencia química de un mortero no es tan importante como en otros utensilios, como puede ser el caso de un matraz, sigue siendo una de las características requeridas para que puedan usarse sin riesgo o que no se presenten daños de erosión o corrosión.

Resistencia térmica

Es cierto que no se trata de un instrumento que frecuentemente se esté exponiendo a altas temperaturas, pero al ser material de laboratorio en los que se puede trabajar con distintas muestras, es importante que tenga una buena resistencia térmica para poder tratar todo tipo de elementos en distintas condiciones.

Tipos de mortero de laboratorio

Siendo un instrumento que se ha utilizado desde la antigüedad es normal encontrar una gran cantidad de morteros, cambiando de forma y de materiales dependiendo de la cultura que los utilizaba. Pero si hablamos específicamente los morteros de laboratorio no encontramos con un diseño único.

De esta forma, los morteros de laboratorio se clasifican por material y tamaño. Como indicamos anteriormente los más pequeños suelen tener una capacidad de 800ml, mientras que los más grandes llegan a tener una capacidad de 500ml.

Respecto a los materiales, suelen cambiarse dependiendo de las necesidades que se tengan. Es decir, el mortero de vidrio suele utilizarse cuando se quiere que tenga una buena impermeabilidad, pero no tienen una buena resistencia térmica.

Justamente para evitar estos problemas en los laboratorios suelen utilizarse equipos más modernos para poder pulverizar los elementos o sustancias.

Funciones

mortero de laboratorio 2

Como hemos especificado anteriormente, los morteros de laboratorio se utilizan para triturar distintos elementos para poder estudiarlos y analizarlos más fácilmente. El proceso de trituración es muy importante dentro de los laboratorios al momento de realizar pruebas con dichos elementos.

Es cierto que en la antigüedad y hace varias décadas su uso era mucho más extenso dentro de los laboratorios, pero aún siguen utilizándose. Son un utensilio bastante útil y que no requiere conocimientos específicos para poder usarlo de forma efectiva, por lo que aún es posible encontrarlos dentro de los laboratorios.

La razón por la que en la actualidad se utilizan con menos frecuencia es debido a que le avance de la tecnología ha permitido crear distintas máquinas que pueden realizar este trabajo con una mayor velocidad y sin requerir ningún esfuerzo por parte de los usuarios, aunque en algunas ocasiones simplemente se prefiere utilizar los morteros de laboratorio.

En realidad, la única variante entre el mortero manual y las máquinas es la velocidad y la fuerza que puede aplicar sobre lo elementos, pudiendo llevarlos de sólidos a polvo en cuestión de segundos.

En el caso del mortero manual, simplemente se tiene que colocar el elemento que se quiera pulverizar en el interior del envase y después triturarlo utilizando el garrote hasta que el elemento tenga el tamaño deseado.

La historia del mortero de laboratorio

Siendo uno de los utensilios más utilizados por los farmacéuticos y los científicos desde hace miles de años, el mortero no ha cambiado mucho con el paso de los siglos, teniendo variaciones muy leves en los materiales utilizados para hacerlos con el fin de mejorar su durabilidad y mantener puros los elementos que se pulverizan.

Desde la antigüedad su uso era muy común entre los farmacéuticos, quienes trituraban hierbas y otros ingredientes con el fin de hacer remedios medicinales. Conforme fueron pasando los años se fue cambiando su forma y los materiales, además de que su uso se extendió a otras áreas como la cocina y dentro de los laboratorios químicos en los que se aplastaban elementos con el fin de poder analizarlos cómodamente.

El mortero es tan antiguo que incluso en papiros del Antiguo Egipto se han encontrado documentación sobre ellos, además de que en el Antiguo Testamento también se mencionan, por lo que queda claro que se trata de uno de los utensilios más antiguos que la humanidad ha utilizado.

mortero de laboratorio 1

Otras civilizaciones antiguas como los Aztecas y los Mayas en Mesoamérica también utilizaban los morteros para triturar distintos elementos y hierbas. Se han encontrado restos que tienen más de 6mil años de antigüedad, todos hechos de basalto. También culturas como la hindú o la japonesa hacían un uso extendido de los morteros para poder trabajar con hierbas sanadoras.

Es cierto que en la actualidad su uso es más frecuente en la cocina, pero no podemos negar que a lo largo de la historia de la humanidad han tenido un papel muy importante dentro del mundo farmacéutico y científico.

¿Qué precio tienen y dónde se pueden comprar?

Los morteros de laboratorio se pueden conseguir fácilmente en cualquier tienda especializada en equipo e instrumentos científicos.

Su precio puede variar mucho dependiendo del material del que esté hecho y de su tamaño, pudiendo ir desde los $5 hasta los $150 dependiendo de las necesidades que se tengan en el laboratorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies