julio 9, 2020
cápsula de porcelana tipos

Cápsula de Porcelana

La cápsula de porcelana es un material de laboratorio en forma de recipiente en el que las sustancias pueden fundirse o someterse a altas temperaturas. En la antigüedad, las cápsulas de porcelana se han empleado para verter sustancias y otros tipos de sólidos con la finalidad de fundir sustancias y que soporten las temperaturas extremas que se necesitan para conseguir los resultados deseados.

Estos, por sentido común, no tienen que derretirse, así que el material electo no sorprende que sea la porcelana, que es bastante resistente. Sin embargo, hay versiones conocidas de arcilla, pero no se pueden clasificar de la misma forma a la que conocemos hoy y se emplean como instrumentos en el laboratorio químico.

Se encuentran disponibles en una variedad de formas y tamaños, cada uno adaptándose a lo que se requiere depositar dentro. Están compuestos de materiales que soportan temperaturas extremas, o que no modifiquen las sustancias en sí. Estos pueden ser grandes recipientes, revestimientos empotrados para la fundición industrial y muchos otros. Lo que en realidad importa es que cumplan el objetivo, pero en laboratorio todos siguen el mismo principio que es servir como recipiente o capsula.

Generalmente, la carga se le aplica a cápsula de porcelana es un combustible de calefacción conocido como coque, aunque también se puede aplicar petróleo, gas o electricidad. La fusión se usa comúnmente cuando se requieren pequeños lotes de aleación bajo punto de fusión.

A continuación, desglosaremos en detalle todo lo que nos esconde la cápsula de porcelana. Una herramienta de laboratorio conocida, junto al crisol, por ser bastante resistente. Este no puede fallar en ningún experimento, por lo que hemos decidido hablar en detalle sobre sus características y usos. ¡Acompáñanos!

cápsula de porcelana

¿Qué es una cápsula de porcelana?

Una cápsula de porcelana es un recipiente usado desde la antigüedad como una cápsula para derretir o probar otros metales. Las versiones modernas suelen ser más pequeños en comparación con el pasado, y sirven como utensilios de laboratorios para probar reacciones químicas de alta temperatura.  O, menos común pero igual del mismo uso, en industrias, donde el tamaño suele ser más grande, para fundir y calcinar metales o minerales.

Este tipo de recipiente viene en forma de envase semiesférico, generalmente con un color blanco de modo que se vea cuando se esté empleando, y se encuentra provista de un pico en uno de sus lados para tener un mejor manejo. Como se ha venido mencionando, que sean de porcelana responde a un único propósito y es que cuando se sometan a la evaporación en exceso de una sustancia, o solvente, se pueda tomar una muestra del mismo y así comenzar a analizar y comparar con otras composiciones.

En términos sencillos, cuando hablamos de evaporación de un solvente nos referimos a ese proceso en el que se pretende eliminar parte de la disolución, la cual, por deber ser, debería ser evaporada fácilmente. Lo anterior provoca que la solución tenga una concentración de soluto más alto y se considere concentrada. Este es un proceso químico común y que se repite en muchas pruebas donde tienen a la cápsula de porcelana como principal utensilio gracias a su resistencia a las altas temperaturas.

Descripción de la cápsula de porcelana

Como se mencionó anteriormente, la cápsula de porcelana suele tener una forma de envase semiesférico que, por lo general, se pretende que tenga un diámetro de 10cm, cuyo fondo tiene que ser redondo de modo que las soluciones se puedan verter con facilidad. Los materiales con los que se elaboran destacan el silicato de potasio, el cual cuenta con una alta acidez y permite que este resista la evaporización extrema.

Una de las características esenciales de la cápsula de porcelana es que el material por el que está compuesto ha de probarse antes, ya que si no cumple con los principios de resistencia, podría no solo dañar la solución que se prueba, sino que también derretirse y crear un accidente de laboratorio. Por lo tanto, en caso que vayas a comprar uno de estos instrumentos de laboratorio para tu colección, debes leer las indicaciones y comprobar que el silicato de potasio sea el material de elaboración.

En sí, se pueden encontrar en varios tamaños, desde pequeños a grandes, con diámetros que pueden alcanzar incluso los 34 cm. También cuentan con capacidades medidas el ml que oscilan los 10 y 100 respectivamente. Aunque es común que sea redondo el fondo, hay algunos modelos donde suele ser plano.

Características de la cápsula de porcelana

Recopilando la información que hemos venido suministrando, para que un utensilio se considere cápsula de porcelana, de buenas a primera tiene que estar hecho del material que lleva por nombre, porcelana. Su elaboración debe estar basada en silicato de potasio con alta acidez, que resista alta temperatura y, aunque no es necesario que sea algo fijo, sea de blanco brillante. Que sea de este color es fundamental porque ayuda a ver cómo va transformándose la solución y obtener una mejor vista del proceso.

cápsula de porcelana usos

Usos de la cápsula de porcelana

El uso principal de toda cápsula de porcelana es que sea capaz de separar las mezclas a través de un proceso paulatino de evaporación. Estos son sometidos al calor, en el que se le deposita algunas sustancias y luego gracias a las temperaturas extremas se transforman o cambian, dependiendo del tipo de sustancia que se esté probando dentro del instrumento de laboratorio.

Es simple, cualquier pequeño lote de soluciones que quieran ser tratadas en un punto alto de temperatura, es cuando debe emplearse la cápsula de porcelana. En el laboratorio se emplean para contener compuestos químicos cuando se calientan a temperaturas extremadamente altas.

Para obtener resultados completamente precisos, la cápsula de porcelana se debe manejar con pinzas limpias, ya que las huellas digitales pueden agregar masa pesada. A este tipo de utensilio de le conoce como higroscópicos, ya que absorben un poco la humedad en el aire. Por esta razón, la tapa de porcelana también se pre-calientan. Se necesitan al menos dos cocciones, enfriamientos y pasajes que den como resultado exactamente la misma masa para confirmar la masa constante.

¿Cómo utilizar la cápsula de porcelana?

Antes de poner en práctica a la cápsula de porcelana, es necesario que los científicos. O estudiantes que estén realizando prácticas, sigan un procedimiento en concreto. Tanto para obtener los resultados esperados, como para tener un control en el laboratorio. Lo primero que debe hacer es colocar la cápsula de porcelana sobre un una rejilla de asbesto.

Segundo, es que este tipo de rejilla sea de una malla delgada, o en dado caso, de tela delgada de metal. Esto es común en todos los laboratorios, por lo que sean conocidos en el tema sabrá cómo esparcir el calor de una manera uniforme. Debajo de la rejilla se procede a ubicar al mechero debajo. La llama del mechero debe calentarse primero antes de poner la cápsula de porcelana, lo que tendrá como resultado que se produzca el proceso ocurra la evaporación del solvente deseado.

Una vez que se finalice la prueba, y se haya conseguido la solvencia o concentración de la solución, se emplee los procedimientos de limpiezas establecidas por el laboratorio en vista de que una vez que se vuelva a usar, se encuentren completamente limpios.

Importancia de la cápsula de porcelana

Quizás ha quedado claro en todo el artículo la importancia de la cápsula de porcelana, pero nunca está de más resaltar las ventajas y virtudes de una herramienta de laboratorio. Primero, lo obvio, es que es perfecto para someterlo a procesos donde la temperatura se encuentra en cantidades altas. Lo que no hará que se derrita y no se eche a perder el solvente que se deposita dentro. También se le considera impermeable para todo tipo de líquidos, ya sean productos o sustancias químicas.

Si se trata con cuidado, es seguro que no se quebrará, y mucho menos romperá, aun cuando se ponga sobre la rejilla. Este es una ventaja, ya que la concentración de una solución es muy común en las técnicas de laboratorio, ya sea fundir, calentar o quemar sustancias químicas.

cápsula de porcelana tipos

Crisol y cápsula de porcelana

El crisol es otro material de laboratorio con el que se realizan recipientes y es muy parecido a las cápsulas de porcelana. Estas son importantes para la fusión de aluminio, en el que se vierte materiales y componentes cerámicos refractarios adecuados para su uso en operaciones de fundición, fusión y función del material anteriormente nombrado. También se emplean en la fabricación de cerámicas a través de la refracción de vidrio fundido durante la cocción, calcinación o fusión en un horno.

Los crisoles y sus cubiertas generalmente están hechos de materiales resistentes, como porcelana, aluminio o un metal inerte. Uno de los primeros usos del platino en la historia fue para hacer crisoles. La cerámica, como la aluminia, y especialmente la magnesia, que son materiales que soportan grandes temperaturas, también se han empleado para diseñar crisoles. Las tapas son típicamente flojas y permiten que los gases escapen durante el calentamiento de una solución química en el interior.

Los crisoles pueden venir con formas altas y bajas, con distintos diámetros al igual que la cápsula de porcelana. Pero para los laboratorios son más bien pequeños alcanzando unos 10-15 ml en vista de realizar un análisis químico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies