agosto 15, 2020
Tela metalica

Tela Metálica

La tela metálica es una de las herramientas más utilizadas en laboratorios de diversos tipos, especialmente si se trata de llevar a cabo procesos de calentamiento a escalas moderadas. Si bien se trata de apenas una rendija sencilla que se utiliza de forma común en grandes números de procedimientos experimentales, suele tener poca atención por su sencillez.

Sin embargo, se trata de un elemento que no puede faltar dentro del laboratorio, ya que cuenta con grandes característica que generan que sus funciones logren llevarse a cabo. Con el fin de ampliar esta información, a continuación hablaremos de la tela metálica, a detalle.

Tela metalica

¿Qué es una tela metálica?

Si bien el nombre genera confusión en cuanto a otros tipos de telas metálicas utilizadas en la construcción y el diseño de interiores y exteriores, estamos hablando de una herramienta que se utiliza en los laboratorios de cualquier tipo, y si bien ambos tipos suelen ser similares en escalas reducidas, la diferencia más marcada es aquella en la cual la tela metálica de laboratorio es capaz de mantener contacto con fuego, y distribuir su calor a través de cualquier estructura necesaria.

Para lograr funcionar de forma correcta, se necesita de un mechero y de un trípode, de modo que el calentamiento sea seguro y eficaz. En sí, cuenta con una característica principal en cuanto a su modelo, y es que a pesar de su pequeño tamaño, se trata de un aislante término que al mismo tiempo lleva a cabo todas sus funciones sin problemas.

Características de la tela metálica

Además de la que hemos mencionado, la tela metálica cuenta con otras características que permiten que logre cumplir sus funciones de la forma correcta, ayudando a que aísle el calor sin problemas.

Las características principales de la tela metálica, son las siguientes:

  • A pesar de ser un elemento independiente en cuanto a estructura, no funciona si no cuenta con los dos elementos que hemos mencionado con anterioridad el trípode y el mechero, ya que gracias a la combinación de los tres, es que las funciones se logran.
  • Cuenta con un gran número de propiedades aislantes, lo que genera que cualquier tipo de recipiente que sea colocado para aguantar calor, no se caliente lo suficiente como para desestructurarse. Además, gracias a estas mismas propiedades, genera que los instrumentos de vidrio que impactan con el calor, no cambien su forma.
  • Gracias a su material de estructura, las tela metálica es un elemento capaz de aguantar grandes cambios de temperatura, y un nivel de calor potencialmente alto.
  • Su función de repartir de forma proporcional el calor a través del envase que se está calentando, es la principal y más destacable característica de todas.
  • Su estructura es pequeña (4”, 5” y 6” pulgadas, de forma general), con una forma cuadrada o rectangular, con un centro que cuenta con grandes propiedades térmicas que permiten que su función se lleva
  • Toda la estructura está creada bajo una base de alambre de nicromo y cuenta con las esquinas levantadas de forma muy ligera, lo que ayuda a alargar su vida útil.
  • Es económica a largo plazo, ya que una sola es capaz de soportar años de uso y poco deterioro.
  • Otro de sus nombres más comunes, es “rendija de laboratorio”, por lo que podrás conseguirla de esta forma en algunos países.

Tela metalica

¿Cómo funciona la tela metálica?

Como podemos observar, la tela metálica es un elemento independiente que si bien funciona con otros dos elementos, no cuenta con un sistema mecanizado sino que tiende a observarse como un elemento más que conforma un grupo de elementos que juntos crean una función aisladora de calor.

Tela metalica

Lo anterior quiere decir que para que se cumpla la función de la tela metálica, es necesario que se lleven a cabo algunos pasos simples, comenzando con buscar un trípode de laboratorio y un mechero. Lo principal es colocar la tela metálica encima del trípode y luego, en conjunto, colocarlos encima del mechero.

Finalmente, se busca el envase que se va a calentar y se coloca justo arriba de la rendija, específicamente en su centro. El paso final será encender el mechero y así comenzar con el proceso que se esté llevando a cabo.

Aplicaciones de la tela metálica

La tela metálica es una herramienta clave en cualquier tipo de procedimiento de calor dentro de un laboratorio, específicamente porque ayuda a que cualquier envase de vidrio o cualquier otro material, logre entrar en contacto con el calor sin que esto haga daño tanto al recipiente, como a su contenido.

Esto ocurre gracias a que distribuye el calor por todo el recipiente, de modo que toda la zona reciba la misma cantidad y los procedimientos se lleven a cabo de forma correcta. Además, es un elemento seguro ya que impide que el calor se sobrepase, de modo que logra dividir el mechero del recipiente, aislando la cantidad de calor necesaria, permitiendo así que el proceso se lleve a cabo de la forma correcta.

¿Para qué se usa la tela metálica?

Si bien la tela metálica es una herramienta que se utiliza exclusivamente dentro de laboratorios de cualquier tipo, también puede ser utilizado en un nivel industrial, con la diferencia de que su tamaño es mayor y cuenta con un nivel de resistencia más potente.

Tela metalica

Sin embargo, es utilizado comúnmente en laboratorios de química y biología, tanto en bachillerato como en universidades y laboratorios profesionales, ya que a pesar de ser un elemento sencillo, su función es necesaria en grandes experimentos.

Tipos de tela metálica

¿Pensaron que se trataba tan solo de una pieza universal?, se equivocaron, ya que si bien tienden a ser sumamente similares, existen diversos tipos de telas metálicas, en donde sus rasgos físicos suelen partir de una misma característica: piezas que parten de elementos metálicos.

Pese a ello, su diferencia radica en su centro, ya que si bien todos los tipos cumplen con las mismas funciones, están hechos de materiales distintos. Partiendo de esto, a continuación les dejamos los principales tipos de tela metálica:

Tela metálica con centro de asbesto

De todos los tipos de esta lista, este suele ser el más común y utilizado a nivel profesional y educacional. Esto se debe a que el asbesto es un material que por sí solo cuenta con un gran número de propiedades térmicas que facilitan la función de la herramienta.

Tela metálica con centro de cerámica

A pesar de que el asbesto es el material más común y popular, la cerámica cuenta con propiedades aún más avanzadas, por lo que este tipo de tela metálica tiende a conseguirse comúnmente en laboratorios profesionales, en procedimientos avanzados. Debido a su material en el centro, el cual soporta cantidades mayores de calor, este tipo de tela metálica es catalogado como uno de los más avanzados y evolucionados de todos, capaz de distribuir el calor a gran escala y de forma precisa en todas las esquinas del recipiente que lo está recibiendo.

Tela metálica sin centro

Finalmente, se encuentra la tela metálica que no cuenta con ningún centro especial, por lo que se observa la rendija de metal. Este suele ser utilizado en procedimientos menos meticulosos, en donde se necesita una conexión más directa con el calor y menos una distribución del mismo.

Todos estos tipos de telas metálicas son capaces de funcionar de maravilla, dependiendo siempre del tipo de reacción que se esté buscando lograr en el experimento, por lo que es importante tener en cuenta todas estas especificaciones, de modo que se eviten errores a la hora de llevar a cabo los procesos de calor.

Importancia de la tela metálica

La tela metálica es un elemento sencillo pero potente que es capaz de marcar la diferencia en cualquier procedimiento de calor, gracias a su poder de distribuir el mismo a través de todo el recipiente y controlando la temperatura, de modo que evita que el envase sufra deterioro de cualquier tipo.

Tela metalica

A partir de este hecho es que radica su importancia, y es que es sumamente importante en cualquier laboratorio que lleve a cabo experimentos que requieran de calor, incluso si es un calor menos distribuido y más directo, en donde se hace uso de la tela metálica sin centro, y es que si el recipiente hace contacto directo con la mecha del mechero, podría explotar o cambiar su estructura, dañando además el experimento.

Por ello, se valora la tela metálica ya que a pesar de su sencillez y de su tamaño, cumple un papel fundamental en los experimentos de calor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies