septiembre 21, 2020
El calibrador en arquitectura

El calibrador en arquitectura, ¿Cuál elegir?

El calibrador, también conocido como pie de rey o Vernier, es un instrumento utilizado para mediciones de profundidad y diámetros interiores y exteriores de diversos objetos, teniendo una precisión exacta en este campo al emplearse correctamente.

Cuenta con accesorios que hacen posible todas estas mediciones, dando como resultado que el calibre sea empleado en muy diversos ámbitos y situaciones. En esta ocasión, hablaremos del uso del calibrador en la arquitectura, así como los beneficios y utilidades que brinda en esta área.

Características del calibrador

Conocer las características de una herramienta es necesario para que pueda usarse correctamente; en el caso del calibrador, sus características principales son:

  • Su rango de medida es de 30 centímetros, siendo una medida universal que se ha dado en honor a una tradición antigua (a la que debe el nombre de pie de rey), en la que usaban el pie del rey o soberano de diversas tierras como medida oficial, siendo una referencia a dicha medida que solía usarse.
  • Utiliza los nonios como sistema de medida auxiliar. Los nonios son un sistema métrico cuya finalidad principal es acatar medidas imprecisas, por ejemplo, una medida que quede en el espacio de entre los 9 y los 10 milímetros que no puede llegar a aproximarse, da lugar a un nonio.
  • El calibrador es una herramienta bastante frágil y delicada, razón por la que es recomendable que sea manejada con extremo cuidado en todo momento; previniendo accidentes, dobleces y rupturas de la misma. También es necesario retirar cualquier tipo de residuo que pueda llegar a interrumpir su mecanismo.
  • Cuenta con una corredera, la cual se desliza sobre el cuerpo del calibrador para lograr abarcar la longitud necesaria de las medidas que vayan a tomarse. Esta corredera debe cuidarse y asegurar que ningún tipo de objeto llegue a ser una intromisión al momento de moverla.

Medidas que realiza el calibrador en la arquitectura

Entre los tipos de medidas que pueden obtenerse se pueden contar:

Medidas de diámetros exteriores

El calibrador cuenta con pinzas de tamaño considerable, estas se utilizan para la medida de exteriores. Al momento de realizar la medición, se emplean los extremos planos de estás pinzas, no los que poseen un diseño biselado, pues este puede causar que se obtenga una deuda inexacta y por tanto, inutilizable; sin embargo, en el caso de que no pueda obtenerse una medida con el lado plano, se puede utilizar este con comodidad.

Un ejemplo de la utilización de este tipo de medida es para medir la longitud de una maqueta a escala, buscando que tenga mayor exactitud.

Medida de diámetros interiores

En este otro caso, se utilizan las pinzas para interiores de menor tamaño. Por lo general este tipo de medida requiere situarse entre dos paredes, momento en el cual las pinzas deben colocarse con sus caras planas, apuntando a lados opuestos.

Un ejemplo es medir detalladamente las proporciones internas de un plano, colocándose las partes planas paralelas a las líneas interiores a medir.

Medida de escalones

Las piezas para este tipo de medida permiten obtener un resultado de la medida que se encuentra entre dos superficies, una paralela a la otra pero ubicadas en distintas alturas.

Un buen ejemplo de esta medida sería la medición de piezas escalonadas, que también puede llegar a medirse con la sonda de profundidad.

Medida de profundidad

La pieza para esta medida, la sonda de profundidad, permite al usuario la medición de ranuras y distancias que puedan encontrarse entre la superficie hasta el fondo de una pieza hueca, la cual no permite que dicha profundidad pueda observarse.

Por ejemplo, un agujero en una pared que se consumió en el interior por el desgaste, requiere esta sonda para determinar la verdadera profundidad.

El calibrador en arquitectura

Beneficios de utilizar el calibrador en la arquitectura

Entre los principales beneficios se pueden contar:

  • La exactitud que se obtiene, siendo radicalmente diferente de otros métodos, ofreciendo precisión total en cada resultado obtenido.
  • Su propio sistema que permite conseguir resultados en medidas que son inexactas, dando lo necesario para conseguir un número decimal completo. Por ejemplo, un resultado entre 7 milímetro y 8 milímetros puede comprobarse que es igual a 7,3 milímetros utilizando la medida del nonio.
  • Cuenta con cada pieza necesaria para los diversos tipos de medida, siendo ideal con cada una de las que cubre por su eficiencia.
  • Es fácil de transportar y manipular, siendo ligero y compacto (resaltando su delicadeza).
  • En la arquitectura, permite obtener la mayor precisión al realizar planos y modelos a escala.
  • Otro de sus beneficios en la arquitectura es la corrección de errores de diseño, permitiendo amoldar el diseño final a todas las correcciones que se realicen en un modelo previo.
  • En último lugar, su trayectoria como instrumento primordial, es decir, cuenta con una reputación que se remonta a mucho tiempo, que lo respalda como una herramienta indispensable en esta área.

¿Cómo usar el calibrador en la arquitectura?

Siendo más que obvio que es una herramienta con gran potencial, tener presentes los consejos básicos de uso es primordial para un empleo eficiente.

  • Lo primero a tomar en cuenta es la apreciación, con esto se habla de considerar el mínimo que puede medir el calibrador, que vendría a ser el milímetro.
  • Lo siguiente es considerar la manera de obtener una medida entre dichos milímetros, solución que nos ofrece el nonio con sencillez, por lo que aprender a utilizar esta herramienta es indispensable.
  • También es necesario conocer la manera más recomendable de realizar diversas medidas, es decir, la forma en que se colocará el calibrador. Lo más recomendable es que se coloque de manera perpendicular al objeto, encontrándose ambos en igual posición para poder medir, evitando acostar el calibrador, excepto en casos que lo requieran.
  • En último lugar, lo más importante, es la colocación correcta de las piezas, manteniéndolas cuidadas y en perfectas condiciones para asegurar la eficiencia.

El calibrador es una herramienta cargada de adaptabilidad, razón por la que nunca está demás conocer cómo puede ayudarte en la arquitectura, ofreciéndote lo necesario para diversas situaciones que se llegan a presentar cuando se realizan medidas de cualquier tipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies