diciembre 2, 2020
Rugosímetro

Rugosímetro, ¿Qué es y cuál elegir de forma Correcta?

Un rugosímetro es un instrumento altamente utilizado en los laboratorios, ya que el mismo se encarga de medir la rugosidad, tal como nos lo muestra su nombre, de superficies o perforaciones, sin importar el tipo que sea. De este modo, nos ayuda a conocer con números en nivel de cambios que se hayan dado en dichas zonas.

Es mejor definido como uno de los instrumentos de medición más importantes de todos, especialmente porque es altamente necesario en procedimientos de investigación y de industrias. Su costo puede variar y su estructura también, sin embargo, es capaz de contar con características similares ya que arroja los resultados necesarios de cualquier modo.

Su importancia radica en el hecho de lograr utilizarlo en los lugares correctos y de la forma correcta, ya que de otro modo su uso se estaría desperdiciando. De forma común, los profesionales utilizan el rugosímetro con el fin de conocer cuál es el estado de piezas de cualquier tipo, de modo que logren determinar el resultado final de la construcción.

Rugosímetro

¿Qué es el rugosímetro?

A pesar de que a simple vista una superficie se observe lo suficientemente perfecta, siempre cuenta con un nivel menor de rugosidad, lo cual es común. Por ende, en el campo de la física se emplea de forma constante el rugosímetro, de modo que se establezca en números este nivel y se lleven a cabo los procesos correspondientes.

De acuerdo con los expertos, una rugosidad no es más que aquello que nos explica su nombre: cualquier tipo de irregularidad y desnivel sobre una superficie o perforación.

Características del rugosímetro

Rugosímetro

Al tratarse de un aparato lo suficientemente preciso y adecuado para conocer el nivel de rugosidad de cualquier tipo de perforación y superficie, es común que el mismo cuente con un gran número de características que lo permitan, por lo que a continuación les dejamos las más relevantes:

  • A pesar de tratarse de un aparato que a simple vista puede ser catalogado como pesado y difícil de llevar, en realidad es bastante práctico y cuenta con un tamaño muy cómodo que permite la precisión del cálculo a través de un sensor.
  • No suele llegar de forma individual, ya que el mismo requiere de otros elementos que en ocasiones tienden a ser necesarios para mejores resultados. Estos elementos añadidos con un calibrador, un protector y un maletín dentro del cual se asegura.
  • Además de lo anterior, cuenta con un cargador ya que el aparato trabaja rápidamente con una batería recargable.
  • Las normas DIN son aquellas que mantienen en ley todos los aspectos de la rugosidad, de acuerdo con sus especificaciones físicas. El rugosímetro se basa en estas normas y ofrece resultados precisos y óptimos.
  • No es necesario que el sensor del aparato sea colocado de forma directa en la superficie, ya que el mismo trabaja a toda marcha para capturar los resultados a milímetros de la misma.
  • Si se requiere de un análisis detallado, este aparato permite mantener los resultados siempre en su memoria y ser transferidos a cualquier ordenador con el fin de analizarlos y llenar un registro.

A pesar de ser un aparato complejo, cuenta con la característica principal de ser fácil de utilizar. Se le considera como complejo debido al número de piezas con las que cuenta, dentro de las cuales destaca la pantalla, el transductor, los filtros, la cabeza y el sensor.

¿Cómo funciona el rugosímetro?

El modo de funcionamiento del rugosímetro es bastante simple, especialmente porque cuenta con un tamaño cómodo y compacto. En sí, lo que ocurre es que este aparato tiende a arrojar los resultados en micras que se expresan de acuerdo a diversos parámetros: la rugosidad aritmética (Ra), la rugosidad mediana (Rz), la rugosidad total (Rt) y la rugosidad cuadrada (Rq).

Rugosímetro

Con el fin de lograr llevar a cabo todas estas mediciones, el rugosímetro lo que hace es que pone en marcha todos sus elementos interiores y detecta las irregularidades correspondientes, partiendo del sensor que se halla cerca de la superficie a estudiar.

Los valores que muestra la pantalla son acertados y se muestran en micras, por lo que solo un experto podrá entender el nivel de rugosidad que se encuentre sobre la superficie analizada.

¿Para qué sirve el rugosímetro y cuáles son sus usos?

Como hemos mencionado, el rugosímetro nos ayuda, específicamente, a estudiar el nivel de rugosidad que pueda existir sobre una superficie o perforación, independientemente de que dicha superficie se observe perfecta a simple vista. Gracias a que se trata de un aparato capaz de medir este detalle que pocos instrumentos logran, el mismo se caracteriza por ser altamente necesario en procesos industriales y dentro del campo metrológico.

Rugosímetro

Para definir a gran escala los usos del rugosímetro, a continuación elaboramos una breve lista con los principales:

  • Las crestas y valles, por lo general, siempre cuentan con diversas imperfecciones que ante los ojos del hombre son imposibles de observar, por lo que se utiliza un rugosímetro con el fin de determinar cuáles son.
  • Del mismo modo ocurre con las perforaciones, las cuales siempre cuentan con rugosidades y estas deben ser analizadas con el instrumento de medición, ya que el mismo permite llevar a cabo una cuantificación del mismo.
  • En el caso de las piezas mecánicas, este instrumento no se queda atrás, ya que también logra medir la rugosidad de estas piezas, lo cual es necesario es diversos procedimientos. Esto se debe ya que a través del nivel de rugosidad, se logra determinar cuáles son los niveles de desgaste que existen en una pieza, así como su nivel de desgaste.
  • En los laboratorios de todo el mundo, también se emplea el rugosímetro como pieza clase, ya que permite la medición en números de la rugosidad de diversas superficies.

Tipos de rugosímetros

Hoy en día, existe un gran número de rugosímetros que suelen dividirse gracias a sus elementos y detalles, especialmente tratándose de sus funcionalidades ya que todos arrojan los resultados correctos, la diferencia radica en cómo lo logran.

Rugosímetro

Los principales tipos de rugosímetros, son los siguientes:

Rugosímetro de contacto.

Estos aparatos son aquellos que se caracterizan por contar con un palpador, la cual es una punta que tienden a ser acercada de forma directa hacia la superficie que se está estudiando. Este palpador es capaz de contar con sensores rápidos que arrojan en pocos segundos los resultados en la pantalla.

Rugosímetro sin contacto.

A diferencia del anterior y tal como nos lo indica su nombre, este tipo de rugosímetro es aquel que no requiere de un palpador que entre en contacto con la superficie, sino que trabaja con un láser que analiza toda la zona a estudiar y finalmente arroja los resultados correctos.

De acuerdo al tipo de palpador, los tipos de rugosímetro se clasifican de la siguiente manera:

Rugosímetro con palpador inductivo.

Este tipo de rugosímetro se caracteriza por trabajar con un palpador inductivo, lo que en otras palabras quiere decir que el mismo se desplaza de cierta forma específica, cambiando todo el campo magnético de la zona, generando una señal eléctrica que finalmente arrojará los resultados correctos.

Rugosímetro con palpador capacitivo.

Por otro lado, se encuentra este tipo de rugosímetro el cual se caracteriza por moverse de forma vertical sin excepción, ya que el mismo lleva a cabo el proceso de cambio de condensador y envía las señales correctas para conseguir los resultados.

Rugosímetro con palpador piezoeléctrico.

Este tipo de rugosímetro se gana su nombre ya que el mismo genera un cambio en cuanto a todo el producto piezoeléctrico de la superficie a estudiar, de modo que al final arroje la señal eléctrica adecuada para recibir los resultados correctos.

Rugosímetro con patín mecánico.

Así como nos lo indica su nombre, este tipo de rugosímetro es aquel que cuenta con la capacidad de encontrar todas las imperfecciones de la superficie a medida que el patín se desliza sobre la misma.

Rugosímetro de filtrado eléctrico.

En este caso, este tipo de rugosímetro es aquel que se encarga de recoger los datos correctos mientras que al mismo tiempo va eliminando cualquier tipo de ondulación y dato innecesario encontrado.

Rugosímetro mixto.

Finalmente, se encuentra el tipo de rugosímetro que es capaz de combinar diversas características anteriores, obteniendo con esto un resultado más preciso y óptimo. Actualmente, se considera como una de las opciones más evolucionadas del mercado.

Hasta ahora, el rugosímetro se considera como uno de los instrumentos más importantes, valiosos y necesarios dentro de diversos campos mencionados en apartados anteriores, especialmente porque gracias a sus resultados se logran solventar problemas mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies