noviembre 24, 2020
Rotámetro

Rotámetro, ¿Qué es y cuánto cuesta?

Dentro de los instrumentos de laboratorio más utilizados pero menos mencionados, se encuentra el rotámetro, el cual es un elemento que nos ayuda a medir las cualidades de diversas sustancias, específicamente líquidos y gases. El hecho de lograr la medición de estas cualidades ha sido un tema trascendental que ha logrado una importancia impresionante ya que si bien existen algunos otros instrumentos que logran llevarlo a cabo, este es uno de los que logra mayor precisión en los resultados.

Es necesario que se entienda de qué se trata el rotámetro y cómo funciona, ya que este instrumento cumple un gran número de funciones y características que le permiten destacar por sobre los demás.

Rotámetro

¿Qué es un rotámetro?

Un rotámetro es un elemento que ayuda a determinar cuáles son las cualidades de diversas sustancias en estados de la materia como el gas y el líquido, dentro de las cuales destaca el caudal. A partir de este hecho, se define el rotámetro como un caudalímetro, con la diferencia de que por lo general estos tienden a enfocarse en el área de las industrias.

Su estructura simple y básica permite que sea un instrumento fácil de utilizar, especialmente porque funciona partiendo de una base en forma de cilindro dentro de la cual se colocas las sustancias. Dentro de este tubo, las mismas son capaces de moverse, buscando determinar con ello ciertas densidades y otras propiedades. Además, no solo se trata de un elemento que busca determinar el caudal de las sustancias, sino también las densidades del flujo, por lo que en algunos laboratorios suele ser llamado como flujómetro.

Características del rotámetro

Una de sus características más destacables, es su nombre, el cual parte del hecho de tener que mover el cilindro de un lado al otro con el fin de analizar las muestras que contenga en su interior; es decir, se rota de forma constante. Sin embargo, no se trata solo de esto, ya que a pesar de su sencillez, cuenta con grandes características que a continuación resaltaremos:

  • Su sistema de uso es simple, cómodo y completamente práctico, ya que el cilindro es capaz de ser cambiado sin problemas dependiendo de la cantidad de sustancia que se vaya a analizar. Además, su tubo cilíndrico cuenta con una forma de cono que permite la facilidad de esta movilización.
  • Dependiendo del caudal que se vaya a medir dentro del rotámetro, se establece el tipo de flotador a utilizar, ya que esto varía en cuanto a tamaño y soporte.
  • Cuenta con un nivel lineal en cuanto a su escala. Sus resultados son precisos en un porcentaje que llega a casi 100, siempre y cuando sea utilizado de la forma correcta y siempre que se encuentre correctamente calibrado. De otro modo, sus resultados pueden ser modificados. A esto se le agrega que su repetibilidad es exacta en la mayoría de las ocasiones.
  • Suelen ser altamente utilizado cuando se trata de diámetros de flujo de pequeña escala, gracias a su exactitud.

Rotámetro

¿Cómo funciona el rotámetro?

A pesar de que parece sencillo de utilizar, el rotámetro cuenta con una funcionalidad destacable partiendo del hecho de que trabaja básicamente con un flotador cilíndrico que se caracteriza por contar con una densidad elevada en comparación con el flujo.

Se basa en un principio de funcionamiento que indica que el flujo de cualquier sustancia es capaz de elevar el flotador que se encuentra dentro de instrumento. Esto se logra gracias a que la altura a la que es capaz de elevarse el flotador, es proporcional al flujo, partiendo de la base en la que el instrumento debe ser rotado de forma vertical para alcanzar los resultados, los cuales se dejan ver en la escala que se encuentra en la zona externa del tubo cilíndrico.

¿Para qué sirve el rotámetro?

El rotámetro se utiliza en diversos campos con el fin de llevar a cabo procesos químicos y físicos partiendo de las sustancias que se están utilizando. Este instrumento se utiliza ya que para lograr dicho análisis, se requiere del conocimiento cuantificado del flujo y de la densidad de dichas sustancias, anexando otras variables que son necesarias a la hora de llevar a cabo los procedimientos necesarios.

Al tratarse de un instrumento que permite medir el caudal de un líquido o de un materia gaseoso, esto hace del rotámetro un elemento necesario en miles de laboratorios profesionales a lo largo del mundo, ya que facilita investigaciones y ayuda a crear hipótesis que más adelante deberán ser confirmadas o eliminadas.

Su uso es exclusivo ya que no funciona para medir otras variables en otros estados de la materia.

¿Para qué se usa el rotámetro?

El rotámetro es capaz de ser utilizado en diversas áreas y para diferentes procesos, a pesar de que sus resultados serán siempre los mismos. Dentro de sus usos más frecuentes y necesarios, se encuentran los siguientes:

Rotámetro

  • Es utilizado a la hora de mantener un control en el rendimiento de diversas bombas, tanto hidráulicas como hidro-neumáticas, dependiendo de cuál sea el caso necesario. Su precisión destaca en estos procedimientos.
  • Dentro del área de salud y de la química, es un instrumento necesario ya que permite conocer el nivel de aditivos que se encuentran en industrias de estos sectores, lo que facilita procesos e impide malos resultados que afecten la vida de las personas.
  • En cuanto a las tuberías generales, el rotámetro es utilizado para mantener bajo control la densidad del flujo que se encuentra dentro de las mismas.
  • Y finalmente, en líneas generales, es un elemento utilizado de forma regular en laboratorios del mundo sin importar el área que sea.

Tipos de rotámetros

A pesar de que parecen ser un instrumento básico y único, la realidad es que los mismos tienden a diferenciarse en cuanto a tipos, partiendo de su estructura, de su material de creación y de otras características más profundas que abarcan su funcionamiento. Se vuelve necesario destacar estas diferencias y cada uno de ellos, de modo que se logre adquirir aquel que cubra las necesidades de cada campo.

Rotámetro

Los principales tipos de rotámetros que existen hoy en día, son los siguientes:

Rotámetro de vidrio.

Tal como nos lo indica su nombre, este es el tipo de rotámetro que se caracteriza por estar hecho en vidrio resistente, ya que a pesar de que al colisionar con el suelo u otra superficie dura, es capaz de romperse, continúa siendo resistente a sustancias fuertes. Además, el hecho de que sea de vidrio, genera que los resultados se observen con más facilidad.

Rotámetro de plástico.

Este tipo de rotámetro se caracteriza por ser uno de los más resistentes a golpes ya que no tiende a romperse si colisiona con alguna superficie dura, como el anterior. Sin embargo, esta no es la única diferencia ya que por lo general estos suelen ser más económicos y se destinan a la medición de flujos muy pequeños.

Rotámetro de metal.

Desglosando el metal, encontramos materiales resistentes como aluminio, acero inoxidable y latón. Estos son rotámetros que suelen estar destinados a medir el flujo de sustancias en altas temperaturas, tan altas que incluso el rotámetro de vidrio no sería capaz de soportar. Son altamente resistentes y su tiempo de vida útil es mayor que el de los demás tipos.

Rotámetro de acrílico.

Similar en costos que el rotámetro de plástico, este tipo se diferencia con el mismo por ser un poco más resistente a pesar de que suele romperse si se golpea con fuerza contra alguna superficie. Se destina a la medición de pequeñas cantidades de flujo y su precisión es impresionante.

Rotámetro de purga.

Este tipo de rotámetro se caracteriza por ser preciso pero pequeño, especial para muestras de muy pequeño tamaño.

Rotámetro mixto.

Este tipo de rotámetro permite medir el flujo no solo de gases y líquidos, sino también de sólidos de diversos tamaños. No suele ser tan costoso como los anteriores y su modo de utilización es sencillo y rápido.

Rotámetros para pequeños y grandes caudales.

Existen dos tipos de rotámetros que se diferencian por el tamaño que permiten medir en cuanto al flujo de las sustancias. Aquellos que se destinan para pequeños caudales suelen ser generalmente metálicos, mientras que aquellos que se destinan para grandes causales, están hechos en material resistente que permite la medición de sustancias de alta temperatura.

Rotámetro con transductores eléctricos.

Estos son aquellos que tal como nos lo indica su nombre, cuenta con transductores que funcionan uniéndose al flotador con el fin de hacer uso de un sistema eléctrico que ayuda a generar los resultados.

Rotámetro con transductores neumáticos.

Y para finalizar, se encuentran los rotámetros similares al anterior, con la diferencia de que estos funciona también con un sistema neumático que facilita su funcionamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies