noviembre 24, 2020
Estufa de laboratorio des

Estufa de laboratorio, ¿Cuál elegir?

Cuando hablamos del equipo que se usa en un laboratorio, como puede ser el caso de una estufa de laboratorio, debemos de tener mucho cuidado, ya que es muy importante contar con el equipo adecuado para poder obtener los resultados que estamos buscando.

Asimismo, la calidad del equipo que se utilice es muy importante, por lo que siempre recomendamos usar páginas como http://www.marottihome.com para poder comprar equipo de alta calidad que no presente ningún tipo de inconveniente.

Es vital tener un buen rendimiento en el laboratorio, para lo que debemos de contar con el equipo adecuado para todas las actividades que se realicen en él, comenzando por las aplicaciones de rutina, las cuales terminan siendo un factor clave para tener éxito.

Entre la gran variedad de equipo que se necesita para poder realizar las numerosas actividades de laboratorio, podemos destacar el uso de estufas u hornos de secado y calentamiento, siendo equipos básicos que suelen utilizarse con bastante frecuencia.

¿Qué son las estufas de laboratorio?

Muchas personas sin conocimientos sobre estos equipos terminan imaginándose una estufa convencional con ciertos cambios. Pero a diferencia de una estufa convencional, las estufas de laboratorio no dan calor a un espacio, sino que son cámaras caloríficas.

Estas estufas tienen distintos usos dentro de un laboratorio, destacando por usarse con los implementos de vidrio o metal del laboratorio. También son usadas para realizar trabajos de manipulación y esterilización a distintos elementos biológicos con el fin de obtener un resultado especifico.

Características generales de las estufas de laboratorio

Las estufas de laboratorio tienen una serie de características que permite diferenciarlas del resto. Para que puedas elegir la mejor para ti, es importante que conozcas las características generales que estas ofrecen:

  • Se pueden conseguir en diferentes tamaños para la realización de distintos procesos industriales.
  • Están completamente hechas de acero inoxidable, garantizando así su durabilidad.
  • Suelen componerse de una cámara interna que tiene tres bandejas, sobre las cuales se colocan los distintos instrumentos.
  • Pueden tener una pantalla LCD para poder monitorizar el proceso de secado y esterilización mejor. También tienen botones y diales para poder configurarlas.

estufas de laboratorio 1

¿Qué se debe tener en cuenta al elegir una estufa de laboratorio?

Las estufas de laboratorio están especialmente diseñadas con una cámara interior de acero inoxidable, con la cual se aseguran de poder controlar temperaturas que pueden ir desde la temperatura ambiente hasta los 300°C.

También es muy importante tener presente que en la actualidad podemos encontrar distintos tipos de modelos, pudiendo ser analógicos o digitales. Por lo general estos hornos o estufas permiten a los investigadores establecer la temperatura y el tiempo deseado según los protocolos bajo los que esté trabajando., dependiendo del tipo de material de metal y vidrio.

Las estufas de laboratorio se hacen con el objetivo de poder realizar distintas aplicaciones térmicas de alto volumen forzado, asegurándose de proporcionar en todo momento una temperatura uniforme a lo largo de todo el proceso. Estos no sólo son usados para el calentamiento o el secado, sino que también se usan para la esterilización.

Así, las dimensiones, la aplicación, la capacidad y el coste de una estufa de laboratorio son algunos de los factores más importantes que debes de tener en cuenta al momento de buscar la estufa que mejor se ajusta a las necesidades de tu laboratorio.

Asimismo, es vital tener en cuenta que existen distintos tipos de laboratorios, entre los cuales podemos destacar tres: de vacío, convección mecánica y gravitacional. Ahora te vamos a explicar un poco más sobre cada uno de ellos:

  • Estufa de Vacío: estos hornos se utilizan cuando se trabaja con sustancias higroscópicas y sensibles a la temperatura. La estufa se encarga de crear un vacío par abajar la presión por debajo de la presión de vapor de agua, por lo que suelen ser utilizados durante los procesos de secado que son más delicados.
  • Estufa de convección mecánica: son estufas que están especialmente diseñados para mantener una temperatura uniforme al mismo tiempo que ofrece un calentamiento o secado más rápido. Estos modelos suelen ser asistidos por un ventilador que ayuda a que la temperatura se mantenga uniforme.
  • Estufa de convección por gravedad: son hornos que se usan cuando no se tiene la necesidad de mantener una temperatura uniforme. Son perfectos cuando la sustancia que se calentará puede ser interrumpida por flujos de aire.

Tal y como ya hemos indicado anteriormente, las estufas de laboratorio pueden tener una gran cantidad de usos y aplicaciones industriales. Por ejemplo, pueden utilizarse para controles de calidad, productos farmacéuticos, biotecnología, fabricación de materiales, etc.

Estos son algunos de los usos más destacados que se les da a las estufas de laboratorio dependiendo de su tipo:

  • Estufas de convección por gravedad y aire forzado: son utilizadas para poder secar muestras que tengan peso antes y luego de haber realizado el secado.
  • Estufas de convección por gravedad: estos son muy utilizados en los laboratorios biológicos para poder eliminar los distintos contaminantes microbiológicos en los distintos instrumentos de laboratorio que se utilicen. Se usa la estufa de cultivo para laboratorios de investigación.
  • Estufas de convección mecánica de alta temperatura, gravead, vacío o mecánicos: son estufas que suelen tener múltiples usos en laboratorios farmacéuticos, forenses y clínicos.
  • Estufas de vacío: son perfectas para trabajar con materiales que necesiten de una atmosfera inerte.
  • Estufas de aire forzado y multiusos: se utilizan para el secado y la esterilización de materiales de metal y vidrio.

¿Qué ventajas ofrecen las estufas de laboratorio?

Las estufas de laboratorio suelen ofrecer algunas mejoras bastante interesantes que permiten trabajar de forma más eficaz en los laboratorios.

Por ejemplo, suelen ser modelos silenciosos y eficientes, además de que se pueden colocar en distintos lugares dentro del área de trabajo.

Este tipo de estufas se encargan de eliminar cualquier resto de humedad en los instrumentos o recipientes de vidrio o metal de los laboratorios. Son útiles para eliminar microorganismos contaminantes (virus, bacterias, gérmenes, parásitos, etc.) utilizando el calor que generan.

Como puedes ver, debes de tener cuidado al momento de elegir la estufa de laboratorio que se ajuste mejor a tus necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies