septiembre 21, 2020
Folios

Folios, ¿Tamaño? ¿los Mejores del mercado al Mejor Precio?

El folio es un tipo de hoja de papel o de pergamino, por lo general utilizado en libros, códices o cuadernos. Comúnmente, los manuscritos solían ser enumerados en folios en lugar de páginas, utilizando números romanos para esto (esta práctica era realizada principalmente a partir del siglo XIII).

Los folios son utilizados en diversas áreas que requieren la presencia de materiales de papelería, siendo estos una opción que se toma muy en cuenta debido a sus diversas características.

Partes de los folios

La parte delantera y trasera de los folios tienen sus propias denominaciones, lo que da un diferente propósito para cada una.

Recto

Es la parte delantera y suele tener marcada una “r” que la identifica como tal; por lo general en esta cara del folio puede escribirse con letra convencional separada.

Verso

Es la cara trasera del folio y se marca con una “v”; en esta cara se suele escribir con letra cursiva y trabajada, teniendo el tipo de líneas que requiere este tipo de escritura.

Ambas caras juegan un papel muy importante, adaptándose a dos diferentes estilos de escritura para mayor comodidad.

Diferencia entre un folio y una hoja

Aunque se puedan considerar como dos elementos muy parecidos, la hoja puede ser de diversos materiales, como el metal, madera, papel, entre otros; siendo una lámina delgada y con diferentes características.

Por su parte, el folio, aunque es una lámina delgada, suele poseer más peso y es más grueso que una hoja, teniendo una mayor densidad y estando únicamente fabricado con papel o pergamino. El folio a su vez cuenta con sus características, entre las que destacan mucho sus marcas para poder identificar cada cara.

Las hojas suelen contar con diversos patrones, siendo lisas, de líneas, puntos, cuadros, entre otros tipos, dependiendo de su propio fabricante. Por su lado, los folios suelen ser planos o con sus propias rayas, en muy pocas ocasiones con otra clase de diseños.

El detalle más importante que marca una clara diferencia entre la hoja y el folio es la resistencia, las hojas de papel (las más usadas) por lo general son bastante delicadas, teniendo muy poca resistencia cuando se exponen a la humedad, agua y material de dibujo húmedo (pinturas, acuarelas, marcadores).

Por su parte, los folios tienen una mayor resistencia a estos medios, aunque el agua directa sigue resultando un problema. Dibujar en un folio con pinturas o acuarelas da buenos resultados gracias a su resistencia, lo mismo sucede cuando se escribe con marcadores (ya sean a base de alcohol, aceite u otro material).

Folios

Tipos de folios

Existen dos tipos de folios que ofrecen diferentes características: los folios explicativos y los folios numéricos; ambos son muy importantes, por lo que se deben conocer a profundidad, veámos:

Folios numéricos

En un libro, estos solo se encargan de señalar el número de la página, en ocasiones siendo dos puntos más pequeños que los cuerpos utilizados para texto. En algunos casos pueden hacerse excepciones, como en aquellas obras hechas a dos columnas, donde se puede trabajar con un tamaño ligeramente mayor que el que suelen tener los demás folios.

Este tipo de folio se puede ubicar en la parte superior, inferior o a un costado centrado; en este último caso colocándose en la parte exterior del texto, es decir, en donde se encuentra el extremo que daría al lado más alejado del espacio entre páginas.

Folios explicativos

Estos folios, además de su propio número, cuentan con un título o escrito. En este tipo de folios también se pueden ubicar el nombre del autor (o una abreviatura en caso de ser muy largo), el título del libro, el número del tomo, el nombre del capítulo o el número del capítulo; esto varía dependiendo del libro, pudiendo colocar hasta 3 de estos datos de manera simultánea, asegurando que el diseño no se vea afectado.

Indicaciones de los folios

Los folios cuentan con diversas indicaciones que se relacionan con la manera de ordenar los capítulos y los datos que irán presentes en estos.

  • Cuando un capítulo termine en una página par, el título siguiente se colocará completo si empieza en página impar.
  • En caso de que la obra ubique sus capítulos sin separaciones implícitas, cuando se empiece un nuevo capítulo luego de terminar uno con un resto muy corto, se colocará el título encima y el texto restante debajo de este; esto aplica cuando se termina en una página par y está por empezarse una impar.
  • Cuando se termina un capítulo en página impar y resta un pequeño texto, se coloca en la siguiente página par dicho texto junto con el título del capítulo terminado; el siguiente título de capítulo será colocado en la próxima página impar.
  • Cuando un título sea bastante largo y ocupe más de la mitad de la página, el texto que reste de este debe ser ignorado y el título debe ser cambiado por el del anterior capítulo.

El folio en la historia

Teniendo presente algunas de las principales reglas acercas del folio, su evolución histórica también es un excelente punto que tratar sobre este elemento.

Cuando el folio empezó a aparecer, los manuscritos realizados solo se enumeraban en páginas impares, las cuales eran nombradas folio recto, lo que también acarrearía la denominación de las páginas pares que pasaron a ser conocidas como folio verso.

Cuando empezaron a crearse libros y obras impresas, el folio aún no era utilizado debido a que no se experimentó con él en dicha área, sin embargo, posteriormente, en el año 1471, los folios explicativos tomaron un papel importante, siendo utilizados por primera vez en una obra impresa que tenía como nombre “Quodllibeta”, escrita por Santo Tomás y elaborada en la Alemania del siglo XV.

Desde ese momento, los folios han evolucionado progresivamente hasta donde han llegado a conocerse en la actualidad; de igual manera, han llegado a brindar diversas funciones y reglas que permiten aprovechar al máximo de su potencial en la escritura.

Los folios son un elemento muy indispensable de la papelería y escritura, razón por la que conocer todo lo que ofrece es muy importante. Se puede decir entonces, que es un elemento cargado de gran funcionalidad, resistencia y adaptabilidad para lo que sea necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies