noviembre 29, 2020
La regla graduada

La regla graduada, ¿Cómo elegir el ideal y más barato?

La regla graduada, conocida más comúnmente solo como regla, es una herramienta de medición con forma rectangular y por lo general delgada, pudiendo ser rígida, semirrígida o bastante flexible para diferentes usos. Puede estar hecha de metal, plástico o madera, siendo marcada con una escala graduada de longitud.

Este instrumento tiene aplicaciones universales, siendo útil en múltiples ámbitos, por lo que conocer más detalladamente todo lo que ofrece no está demás.

Características de la regla graduada

Por lo general, las reglas graduadas suelen tener una altura máxima de hasta 50 metros dependiendo del tipo, siendo más comúnmente fabricadas de 30 centímetros las de uso cotidiano.

En todos los casos, suele contener graduación en el sistema métrico decima con milímetros, centímetros y decímetros, o en el sistema anglasajón de unidades, que se muestra en pulgadas y fracciones de pulgadas. La mayoría de reglas suelen incluir el sistema métrico decimal en un lado y el sistema anglasajón de unidades justo en el lado opuesto.

Se pueden encontrar diversas presentaciones de reglas graduadas, siendo muy variadas y distintas entre sí, por lo que se adaptan a múltiples usos (en el ámbito escolar, académico, matemático, financiero, en la carpintería, etc).

Tipos de regla graduada

Entre la diversidad de reglas graduadas podemos encontrar:

Regla de escritorio

Este es el tipo de regla graduada más común, teniendo más que todo tres propósitos y utilidades fundamentales:

  • Medidas simples.
  • Trazar líneas rectas.
  • Guía y molde para hacer cortes rectos con un exacto o cuchilla.

El tamaño de estas reglas es de entre 15 y 100 centímetros por lo general, siendo fáciles de transportar para el uso cotidiano. Suelen estar fabricadas de plástico o madera, teniendo marcadas las graduaciones a un lado, por lo general en milímetros, e incluso medios milímetros en otros casos.

Regla plegable

También conocida como regla de carpintero, su diseño es bastante antiguo, por lo que tiene diversas utilidades. Pueden encontrarse reglas plegables fabricadas en madera mayormente, aunque también se encuentran algunas de metal, nylon y fibra de vidrio, teniendo remaches de acero o aluminio para permitir que pueda plegarse y extenderse.

Alcanza a tamaños de hasta dos metros, teniendo sus medidas impresas, grabadas, laminadas o estampadas. Son usadas más que todo en la carpintería y talleres de manualidades diversas.

Cinta métrica

Este tipo de regla graduada es muy versátil, pudiendo utilizarse perfectamente en superficies lisas o curvas gracias a su gran flexibilidad. Suelen estar hechas de tela, plástico o hule, siendo siempre  un metro y medio su máximo rango de medida.

Cuentan en algunos casos con una carcasa protectora, siendo en los casos contrarios, utilizadas en el ámbito de corte y confección, costura y moda.

Las que cuentan con una carcasa protectora suelen ser muy exactas, subdividiéndose en otros dos tipos:

  • Los metros flexibles que están fabricados de acero acanalado y alcanzan los 2 metros de longitud, tienen una carcasa de plástico o metal y su graduación es en centímetros o milímetros, así como en pulgadas o fracciones de pulgadas.
  • Los metros rígidos, los cuales tienen longitudes mucho más largas de entre 10 y 50 metros de largo, teniendo una cinta fabricada de acero plano y una carcasa de piel, plástico o metal.

Ambos tipos cuentan con un gancho en su extremo que facilita que se sujeten a las superficies que serán medidas, sirviendo como un eje del cual sostenerse.

La regla graduada

Regla de taller

Se pueden encontrar dos divisiones de esta regla en relación a 2 clases preestablecidas; las de la primera clase tienen el inicio de las marcas de su graduación a partir del primer centímetro, mientras que la segunda clase inicia en el principio de la regla.

El material de este tipo de regla es el acero sin temple, mientras que sus longitudes suelen ser de entre 50 centímetros y 5 metros (siendo las mayores de la clase plegable). Las marcas de su graduación pueden estar grabadas o rayadas.

Regla de verificación

Al igual que las reglas de taller, estas son fabricadas con acero sin templar (en algunos pocos casos con otros materiales), teniendo su propia omisión del primer centímetro como la clase uno de reglas de taller también.

Su longitud suele estar alrededor de los 2 metros, pasando por los 10 centímetros, 50 centímetros y 1 metro, como algunas de sus opciones.

Regla de comparación

Igualmente, se suelen fabricar de acero templado u otros materiales resistentes. Su máximo largo es de 1 metro, teniendo secciones con formas semejantes a la H, U o X.

Tanto esta como las dos anteriores reglas son usadas en talleres de metrología o para ser montadas en herramientas y máquinas, dependiendo de la precisión que sea requerida.

Regla patrón

Son muy similares a las reglas de comparación, siendo su función principal la de llevar a cabo el control centralizado de reglas graduadas, sobre todo en el de las anteriormente mencionadas.

Es decir, tal como indica su nombre, se utilizan para precisar la graduación de reglas que están siendo fabricadas, funcionando como el patrón preestablecido.

¿Cómo y para qué usar la regla graduada?

Para utilizar las reglas graduadas se deben seguir tres consejos sin importar el caso; estos son:

  • Apreciación. Con esto podemos entender a la medida mínima que ofrece un instrumento de medición según su graduación. Siendo un milímetro en el sistema decimal para ejemplificar.
  • Estimación. Si la medida que tomamos no coincide con la apreciación que alcanza la regla, se lleva a cabo la estimación. Un ejemplo de este caso sería la medición de un objeto cuyo resultado permanece entre los 25 y los 26 milímetros; la estimación sería decir que el objeto mide 25,5 milímetros (esto no es válido cuando se requiere precisión exacta, necesitando en este caso una graduación más específica).
  • Al medir cualquier objeto, la regla debe colocarse de forma perpendicular sobre este, es decir, no debe acostarse sino mantenerse parada; de esta manera la medida será más exacta.

Una regla graduada presenta su utilidad en muchos campos, por nombrar los principales encontramos:

  • Educación media y básica.
  • Arquitectura e ingeniería.
  • Mecánica.
  • Dibujo técnico.
  • Talleres de carpintería y manualidades.
  • Medicina.
  • En los hogares.
  • Construcción.
  • Industrias.
  • Plomería.

La lista de usos de la regla graduada solo se puede extender, siendo una herramienta con gran versatilidad y globalización, gracias a su gran precisión, exactitud y adaptabilidad, es el instrumento ideal para lo que se pueda requerir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies